El delantero donostiarra está feliz. Ha comenzado la pretemporada muy bien físicamente, sin los pequeños problemas de la campaña pasada. A sus 36 años, aún le queda cuerda…

Origen: AS.com