Los encuentros amistosos se diferencian de los de competición, entre otras cosas, en que las amonestaciones o expulsiones por lances del juego quedan ahí en el césped, sin conllevar sanción alguna. Sin embargo, las acciones tipificadas como graves en el código disciplinario sí pueden ser sinónimo de una sanción importante…

Origen: MD