En 1971 el Panathinaikos disputó la final de la Copa de Europa contra el Ajax de Johan Cruyff. Takis Ikonomopoulos, el portero griego, decidió jugar el partido más importante de su vida vistiendo un amuleto muy especial: la camiseta de su ídolo, José Ángel Iribar…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia