Que el Athletic no tiene una eliminatoria sencilla se antoja más que evidente teniendo en cuenta las connotaciones de su oponente, así como las propias circunstancias del complicado ensamblaje de conceptos que en los inicios de temporada suelen sufrir los equipos. Con ello deberán lidiar los de Ziganda ante un rocoso Panathinaikos que espera junto a su hinchada la aparición de los bilbaínos sobre el césped para comenzar a apretar…

Origen: MD