Pese a que la tarde de ayer era veraniega, el arranque liguero del Athletic dejó fríos a todos los aficionados que lo siguieron. Los jugadores estuvieron bastante espesitos y San Mamés tampoco es que fuera una caldera…

Origen: MD