El mundo del fútbol se ha vuelto loco. Cualquier parecido con aquel deporte en el que con algo redondo y cuatro piedras bastaba y sobraba para organizar un partido en plena calle o en medio de una campa ha pasado a mejor vida. El traje y la corbata dominan sobre el chándal. Lo VIP impera sobre lo popular. Es lo que hay, es lo que toca…

Origen: MD