Aritz Aduriz es un referente para Sergi Enrich. El delantero del Athletic era uno de los puntales del Mallorca cuando el de Ciutadella dio el salto al primer equipo de la mano de Gregorio Manzano. Tan sólo compartieron vestuario durante una temporada. Tiempo suficiente para entablar una buena amistad. Por aquel entonces, Enrich estaba empezando, sólo tenía 19 años y Aduriz fue un espejo en el que mirarse…

Origen: Marca.com