La seguridad bajo palos de Arrizabalaga y la cabeza de Aduriz permitieron al Athletic llevarse los puntos de Ipurua. El conjunto bilbaíno, con muchas caras nuevas respecto al once que presentó el pasado jueves en la Europa League, supo frenar el entusiasmo y la raza armera. Los azulgranas lo intentaron hastael mismísimo pitido final, pero sin ideas ni acierto rematador…

Origen: MD