Tras dejar cerrada el pasado jueves la presencia del Athletic en la fase de grupos de la Europa League, los bilbaínos encaran uno de esos partidos en los que las cartas están boca arriba desde el mismo comienzo. Imaginar que uno pueda encontrarse un partido tranquilo y sin sobresaltos ante el Eibar en Ipurua resulta más que complicado. Cada una de las acciones, tanto en ataque como en defensa, que vayan a sucederse tienen una continuidad directa de influencia sobre los segundos y terceros jugadores que vayan a aprovecharse de ellas…

Origen: MD