“Os recordaba más chillones a los de Bilbao”, soltó Carlos Tarque , cantante de M Clan, para arengar a la multitud que, con una actitud más de asistir a la ópera que a un concierto de rock and roll, seguía el pasado viernes en Abandoibarra uno de los recitales estelares del cartel de la ya concluida Aste Nagusia. Su comentario me dio que pensar. Y me llevó a la conclusión de que esa frialdad -antes no conocida en el público del ‘Botxo’- a la que se refería el líder de la banda murciana no es privativa de los eventos musicales…

Origen: MD