Aunque haya pasado un tanto desapercibido por la grandeza del tanto de Aduriz ante el Eibar, el caso es que Iker Muniain volvió a subir un peldaño en su historia particular y en la del club rojiblanco con su participación en el encuentro de Ipurua. El navarro disputó unos minutos para llegar a los 334 partidos, uno más que Fernando Llorente. Y eso con sus apenas 24 años…

Origen: MD