“La reacción del público hacia nuestro arquero fue exagerada y un poco injusta”. Marcelo Bielsa no tuvo mayores problemas a la hora de valorar el comportamiento de parte de la afición rojiblanca durante el último Athletic-Espanyol de Liga disputado en el antiguo San Mamés. Gorka Iraizoz, que no tuvo uno de sus mejores días aquel 10 de febrero de 2013, fue relegado al banquillo por el técnico rosarino una jornada después…

Origen: MD