SAN Mamés se puso un tanto sentimental con la visita por primera vez en su historia del Girona, que se vuelve a Catalunya con su primera derrota, que también será histórica, en su cortísimo periplo por la Primera División. Dejaron el homenaje floral junto al busto de Pichichi y en el ambiente ese aroma reverencial que exhalan los primerizos…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia