“Y lo peor es que se veía venir”, comentamos unos cuantos habituales de San Mamés apenas finalizado el partido el domingo en el Estadio de Gran Canaria, aún con el regusto amargo de la derrota. La verdad es que a nadie le extrañó, a pesar del minuto y de que el equipo rojiblanco había hecho méritos para continuar invicto en la Liga, pero es que su…

Origen: MD