Con la manida frase que señala que estaba “bastante jodido”, Iñaki Williams reflejaba su estado de ánimo después de que el Athletic dilapidara un ventaja de dos goles que hacían presagiar el triunfo ante un Málaga con 10 efectivos. En el tramo final la debilidad defensiva maltrató a los bilbaínos. “No hemos sabido controlar el partido. Teníamos una ventaja bastante favorable y no nos hemos hecho con el juego y los errores nos han penalizado”, lamentó en los micrófonos de beIN LaLiga…

Origen: MD