Hace poco más de una semana, la capacidad defensiva del equipo rojiblanco era materia de satisfacción y reflexión, aunque con una cierta sensación de duda. Los duelos ante Getafe (0-0), Eibar (0-1) y Girona (2-0) dejaron al Athletic en muy buena posición en la tabla, aunque el nivel de juego dejara que desear. ¿Había motivos para una cierta euforia? Por el nivel mostrado…

Origen: MD