BILBAO – El destino ha vuelto a ensañarse con Iker Muniain, a quien se le ha diagnosticado una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, la misma lesión que sufriera en la otra rodilla durante una visita al Sevilla en la primavera de 2015. Aunque en una exploración de urgencia se apuntó la posibilidad de que fuese algo leve, una entorsis, las pruebas posteriores confirmaron los peores augurios…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia