El final del partido del pasado jueves frente al Zorya resultó ilustrativo a todas luces. Muniain , el jugador del Athletic más entonado en lo que va de temporada, permanecía tendido sobre el césped con signos evidentes de dolor mientras el resto de sus compañeros, conscientes o ajenos a la propia situación del navarro, se pasaba el balón sin que nadie se decidiese a tirarlo…

Origen: MD