BILBAO – Nuevo partido y complicado. A la pujanza que muestra el rival, un Valencia que es cuarto en la tabla y aún no ha perdido a las órdenes del controvertido Marcelino García, se suma el delicado momento propio. Los últimos resultados, en especial el empate de La Rosaleda y la derrota ante el Zorya Luhansk, a cada cual más decepcionante, certifican la depresión en que se ha sumido el Athletic…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia