No le gustará a Marcelino que se hable de Champions a estas alturas de LaLiga, pero su Valencia tiene muy buena pinta pese a que ayer sufrió más de la cuenta. Sigue sin perder, ya es tercero, y ayer se deshizo de un Athletic herido de muerte mentalmente. El italiano Zaza, rematando a placer un pase de Gayá tras fallo de Lekue, y Parejo, tras un penalti tonto de Kepa sobre Rodrigo, ya habían medio sentenciado el partido antes del descanso…

Origen: Marca.com