Se trata de ese juego tan simple, típico de periódicos y revistas de pasatiempos, en el que has de prestar atención a las inapreciables diferencias entre una viñeta y otra. Un pelo de menos en una cabeza o una ventana de más en un edificio, y ya lo tienes resuelto. Lo mismo sirve para mejorar la agudeza visual que para terminar de agotar la vista si has pasado de los cincuenta…

Origen: MD