Kepa es un tipo paciente. Igual que muchos de los marineros de Ondarroa, su pueblo natal, que siempre encuentran la mejor ventana para salir al mar. Paciencia es uno de los rasgos que le definen. Llegar al primer equipo le ha costado dos cesiones. Y ahora que es reconocido como uno de los mejores porteros de la Ligase agarra a la paciencia para arreglar su contrato con el Athletic…

Origen: Marca.com