BILBAO – El nombre de Óscar de Marcos se ha repetido en los últimos tiempos en el parte médico oficial del Athletic. Una reiteración que resulta extraña. Sobre todo, cuando se trata de un futbolista que ofrece una genética especial, hecho de otra pasta, que en el pretérito acortaba los plazos en la recuperación de sus dolencias y que, incluso, ha sido capaz de…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia