Aquel 29 de septiembre de 2016 fue un tanto especial para Mikel Balenziaga. El lateral izquierdo llevaba media docena de temporadas en el Athletic y lo de marcar, que no es su principal misión, se le resistía a pesar de su insistencia en subir por la banda zurda. Pero aquel día el destino cambió para el rojiblanco. Y, además, con un golazo que muchos delanteros habrían firmado…

Origen: MD