El Athletic encajó su segunda derrota consecutiva, aunque la lectura ayer fue muy diferente a la de la semana pasada. Ante un Barcelona que, sí, llegaba a Lezama en medio de su primera eliminatoria europea pero que tiene una plantilla con la suficiente amplitud y calidad para lucirse en Liga y Champions, las rojiblancas mantuvieron el pulso para poder ilusionarse con un resultado más positivo hasta el final…

Origen: GARA