Inmersos en otro parón, parece un buen momento para detenerse en el discurso futbolístico de Ziganda y hacer recuento de virtudes y defectos reconocidos en este breve espacio de tiempo. En la parte positiva la valentía de un entrenador carente de apoyo social suficiente…

Origen: MD