En 2011 el eibartarra Markel Susaeta dio el susto a propios y extraños cuando se le detectó un episodio de neumotórax espontáneo y que te tuvo una semana ingresado. «Sí y hay una anécdota muy buena de entonces. Me acerqué a Caparrós a decirle que me dolía mucho el pecho y va y pregunta a ver qué había comido el día anterior. Casualmente fueron alubias y claro, él me dijo que seguro que eran gases…

Origen: GARA