Se han vivido días tranquilos en el universo Athletic antes de la tormenta de encuentros que comenzará a arreciar desde mañana poco después del mediodía en San Mamés. Ha reinado una cierta calma pese a que los de Ziganda llevan más de un mes sin saborear un triunfo, ni siquiera en un amistoso frente al Barakaldo. La imagen de Mestalla, pese a la derrota, ha contribuido a la causa. La Asamblea fue una eterna balsa de aceite, como era de esperar…

Origen: MD