El Athletic sumó ayer un triunfo vital. Por varios motivos. Primero, porque los rojiblancos necesitaban la victoria después de tres derrotas y un empate en la Liga, segundo por concederse una cierta dosis de autoestima y tercero para continuar con la mejoría experimentada en la segunda mitad del partido de Mestalla, cuando fueron capaces de recortar distancias con el Valencia…

Origen: MD