SI hay un entrenador más obsesivo con el asunto de las rotaciones que José Ángel Ziganda ese es el argentino Eduardo Berizzo, lo cual no deja de ser un factor a considerar para comprender por qué el segundo clasificado del campeonato liguero perdió merecidamente en San Mamés. Sin embargo hay otras dos razones que pueden explicar con rotundidad la génesis de la victoria…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia