“Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”, dijo el famoso matemático, físico, ingeniero, inventor y astrónomo griego Arquímedes. Sin alcanzar esa trascendencia ‘cósmica’, Ziganda ha encontrado el suyo. Es Mikel San José, de nuevo convertido en el guardaespaldas del Athletic. Su ubicación por delante de la defensa en esa especie de dibujo 4-1-4-1 concede solidez atrás e impulsa y libera a otros centrocampistas…

Origen: MD