BILBAO – La renovación de Kepa Arrizabalaga, cuyo contrato finaliza el 30 de junio del próximo año, va camino de convertirse en una cuestión de estado. Las negociaciones entre el club y los representantes del guardameta siguen su curso y el 1 de enero de 2018 asoma casi a la vuelta de la esquina. Una fecha que se antoja clave en el proceso, pues desde ese mismo día el de Ondarroa tendrá total libertad para negociar con cualquier club del mundo…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia