CUESTA abajo y sin frenos. El Athletic se ha empeñado en desprestigiarse partido a partido y ayer volvió a incidir en una versión muy pobre en Butarque, lo que desembocó en una derrota que enciende las luces de alarma. El conjunto bilbaino generó muy poco y, ante la ausencia de las grandes referencias, tuvo que ser el benjamín del vestuario el que ofreciera las pocas dosis de buenas intenciones de los leones, que solo tiraron una vez a puerta…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia