Los leones necesitaban sacar un resultado positivo en Butarque para tratar de dejar atrás el pésimo partido jugado en Östersund, pero una vez más fracasaron a domicilio. Lo que le pasó al equipo rojiblanco en el campo pepinero es algo que se viene repitiendo. Trata de controlar el encuentro para evitar que el rival le pueda hacer daño, pero sin ideas a la hora de construir el juego de ataque, y llega al descanso con la sensación de que ha desaprovechado 45 minutos…

Origen: MD