Han pasado ya más de 10.000 años desde que los primeros habitantes de Bizkaia pintaron las paredes de la cueva de Santimamiñe. Poco después, nuestros antepasados cromañones abandonaron las cavernas para expandirse por valles soleados y pescar en sus ríos. Hace más de 100 años, unos humanos blancos de acento ininteligible trajeron al Nervión un juego llamado ‘football’, que prendió entre las gentes de Bilbao…

Origen: MD