Resultan curiosos los distintos análisis que se realizan a la hora de tratar de profundizar en la presunta crisis del Athletic de Ziganda. Lo cierto es que el equipo rojiblanco no acaba de convencer ni a propios ni a extraños y que los resultados no responden a las expectativas creadas en base a no se sabe muy bien qué. Da la sensación de que a rivales como Östersunds, Leganés o parecidos se les gana simplemente con el nombre y la tradición. Ellos no juegan a nada…

Origen: MD