Ernesto Valverde logró su primera victoria como visitante en San Mamés. Y no porque su Barça pasara por encima del Athletic: el líder brilló poco sobre el verde bilbaíno, en algunas fases del partido estuvo irreconocible y tuvo que depender de la magia de Messi, de la exhibición de Ter Stegen bajo palos y de un último arreón de Paulinho que mató la ilusión cuando el partido expiraba . Fue sobre todo porque su exequipo estuvo reñido con el…

Origen: Marca.com