Apareció Messi y el Athletic volvió a perder contra el Barça. En un partido muy gris del equipo culé, tuvo que ser su mejor jugador el que salvara los muebles en San Mamés. El conjunto visitante no mereció sumar los tres puntos. Lo hicieron porque tienen a Messi y porque los rojiblancos no acertaron a marcar las buenas oportunidades que dispusieron ante la meta de Ter Stegen , el segundo mejor futbolista visitante después del crack argentino…

Origen: MD