BILBAO – El deseo que la víspera formuló José Ángel Ziganda no anduvo lejos de hacerse realidad. Finalmente solo se cumplió la mitad del mismo porque el triunfo le fue esquivo, pero su equipo firmó “un partidazo”. De lejos el más completo de la temporada, lo cual le hizo acreedor a algún premio aparte del moral. Mereció algo tangible, como mínimo un punto…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia