BILBAO – No hay una única senda que conduce a la victoria y pasa tres cuartos de lo mismo con la derrota, en la que desembocan caminos diversos. La clave para elevar el número de victorias y reducir el de las derrotas, radica en que el equipo transite la vía que le conviene, para lo que ha de ser consciente de cuál se ajusta mejor a sus características. Desde que José…

Origen: Deia, Noticias de Bizkaia