La pérdida de consistencia en la sala de máquinas del Athletic es un mal que arrastraba desde la pasada campaña y que se ha visto todavía más acusado en la actual. Es la raíz de los problemas a nivel de juego. Por ese motivo, conviene poner el acento en el destacado papel de Ander Iturraspe en la visita del Barça a San Mamés. El mediocentro de Abadiño dio un paso al frente para asumir el timón y fijar el rumbo en una posición donde hasta ahora nadie había sido capaz de hacerlo…

Origen: MD