A Kepa Arrizabalaga le han bastado un puñado de partidos en Primera División para confirmar lo que ya intuían desde hace tiempo los responsables de Lezama. Que es un portero con condiciones para marcar época en el Athletic. Siempre, claro está, que el proceso de renovación iniciado hace ya varios meses cristalice en un acuerdo para ampliar el vínculo más allá del próximo 30 de junio. El propio Josu Urrutia dejó caer el sábado…

Origen: MD