Las manecillas del reloj avanzan inexorablemente. El Athletic no puede permitirse que le den las uvas con Kepa . Sobre todo porque con el último campanazo, el portero tendrá libertad para estampar su firma con el club que desee. Quedan 59 días. Yo era positivo, o quizás quería serlo, tras las declaraciones de Josu Urrutia en la previa del duelo con el Barça. Más por el cómo lo dijo que por las palabras que salieron de su boca. Pensaba que el martes podría haber sorpresa. Error…

Origen: MD