Williams y Aduriz celebran uno de los tantos conseguidos frente al Hertha.La caseta rojiblanca venía transmitiendo desde hacía semanas que afrontaba dos finales en la Europa League. La primera la solventaron frente al Östersunds. La segunda era la del Hertha. Y la puesta en escena del Athletic pareció de todo menos la de un envite a vida o muerte. Se vio superado por los alemanes de salida y la respuesta fue la nada más absoluta. La grada mostró su descontento. No daba crédito. Por…

a través de MD