Ziganda en el entrenamiento de LezamaBILBAO- Las situaciones generan partidos con mucha carga emocional. El de esta noche lo es. Por lo menos para el Athletic, que padece una depresión futbolística que requiere de una cura inmediata para que el mal no se agrave más. El inesperado y dañino K.O. de la Copa ha dejado muy tocado al conjunto rojiblanco y a José Ángel Ziganda, y que sacude también a todo el entorno, sumamente inquieto por la crisis que…

a través de Deia, Noticias de Bizkaia