Los jugadores del Real Betis reciben la ovación de sus aficionados al término del partido ante el Athletic.Ganar en el Villamarín no resulta sencillo. La afición del Betis también juega su partido. Aprieta de principio a fin y no para de animar a los suyos, de presionar al rival y, ayer al menos, de protestar al árbitro en todas y cada una de las acciones más o menos polémicas. Martínez Munuera no se arrugó ayer noche. El equipo de Ziganda, tampoco…

a través de MD