Aduriz y De Marcos celebran el segundo tanto del Athletic y que llegó con un gol en propia puerta del jugador bético Feddal. Reportaje fotográfico: Borja Guerrero, enviado especial a SevillaEl Athletic despide 2107 emitiendo un profundo suspiro de alivio. Igual que la afición, que asistió con el estómago encogido a un partido mal gestionado y con final feliz. Pese a jugar una hora con un hombre más y con ventaja en el marcador, el equipo de Ziganda las pasó canutas…

a través de Deia, Noticias de Bizkaia