Kepa se ejercitó aparte del grupo en Lezama“Había una vez un campesino chino, pobre pero sabio, que trabajaba la tierra duramente con su hijo. Un día el hijo le dijo: ¡Padre, qué desgracia!, se nos ha ido el caballo. ¿Por qué le llamas desgracia?, -respondió el padre- veremos lo que trae el tiempo. A los pocos días el caballo regresó acompañado de otro caballo. ¡Padre, qué suerte!…

a través de MD