Tras superar un cáncer de testículo y su posterior recaída, Yeray Álvarez vuelve a la sabana bilbaína para defender a su manada…

a través de Panenka