José Ángel Ziganda se echa las manos a la cara durante el entrenamiento de ayer. Foto: Juan LazkanoBILBAO- Apenas asomaron rostros risueños. No había motivos para ello. En el día después del nuevo fiasco firmado por el Athletic frente al Las Palmas reinó más el silencio que la cháchara en las instalaciones de Lezama, donde el colectivo rojiblanco, técnicos y jugadores, está…

a través de Deia, Noticias de Bizkaia